Casa M en Francia

Por Nara Llapart.

Junio de 2016. Me dirijo a Francia, rumbo a la Casa M, con el fotógrafo elegido para realizar el reportaje. Ropa, ordenador, mi Canon A1 y yo subimos al coche, dispuestos a experimentar una noche en una obra de RCR. Mi intención es vivirla en primera persona, usarla, como si fuese mía.

Llegamos a las 18h, llueve, pero se tiene que empezar el reportaje. Así que ayudo al propietario y al fotógrafo a montar la escena: muevo gravilla en el jardín para que no se vean claros, arranco hierbajos, quito barro, esparzo gravilla nueva. Una vez montado el exterior, hago de ‘muñeco para dar escala’. Con las indicaciones del fotógrafo, subo y bajo varias veces la rampa de acceso a la casa, la escalera a la cubierta, me paseo por el jardín, vaya, un tour exterior completo.

Por fin me dan descanso, así que entro en casa. Puedo elegir cuarto, me quedo con el de la derecha. Y empiezo a investigar: primero voy con sigilo, sin tocar nada, y observando la relación entre espacios. Termino tocándolo todo, dado que cualquier cosa puede ser una puerta. Creo que ya lo he visto todo.

Y entonces es cuando empiezo a disfrutar. Me voy a la cocina a por un vaso de agua; no hay las típicas alacenas, sino que el acero lo cubre todo, no se ven tiradores, pero es fácil de usar, un diseño muy limpio. Me siento en el sofá a leer un rato; me distraigo con las vistas, es como si estuviese en el exterior pero bien calentita, la chimenea a la derecha, ocupando su propio espacio, el paisaje a la izquierda, entrando por el hueco. Me vuelvo al cuarto a trabajar; un patio íntimo me separa del cuarto de enfrente, el propietario me enseña que se convierte en lámina de agua, y así me quedo: con el ordenador en primer plano y una piscina-patio de fondo. Voy al baño; son dos espacios separados, a la derecha está el espacio con ducha, y a la izquierda el espacio con el inodoro, ninguno contiene azulejos, todo muy puro. Salgo otra vez con el fotógrafo, por si necesita ayuda; es de noche, y la luz que emana la casa es casi imperceptible, todo adquiere un tono muy tenue. Cenamos; el comedor forma parte de la cocina, pero también del salón, de la biblioteca, del dormitorio principal. Una única pieza, con relación directa con el exterior, contiene el 80% del programa. Y con la simplificación del proyecto hecha, el esquema funcional en la cabeza, me voy a la cama.

Al día siguiente, el fotógrafo continúa con su labor. Como me da un poquito de envidia, cojo mi Canon A1, carrete ISO 400, y empiezo a disparar. Mi ojo es curioso, y mi objetivo limitado (50 fijo), así que el resultado no es para nada profesional. Aún así lo comparto, ya que forma parte de mi visión del proyecto, del espacio, y como no, de la experiencia.

2 Comments

Join the discussion and tell us your opinion.

CASA M EN FRANCIA #ProyectoDelDía | Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitecturareply
8 de febrer de 2017 at 13:22

[…] Accede al proyecto, AQUÍ  […]

CASA M EN FRANCIA #PROYECTODELDÍA | Blog de STEPIEN Y BARNO – publicación digital sobre arquitecturareply
16 de març de 2017 at 13:21

[…] Accede al proyecto, AQUÍ […]

Deixa un comentari

Ús de cookies · En aquesta web utilitzem cookies per millorar la seva experiència d'usuari en navegar per www.alumilux.cat.
Si continua navegant entenem que accepta l'ús d'aquestes cookies i la nostra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies